lunes, 28 de febrero de 2011

Pilar Rahola: Mujeres en el Barça

Lo primero, lo obligado por nobleza. Agradezco la invitación que me ha cursado el Barça para ir al palco el 5 de marzo. La intención, explica la directiva, es llenar todo el palco presidencial con mujeres, en el marco de un homenaje al papel histórico de la mujer barcelonista. Ni un solo hombre, aseguran complacidos y convencidos.
El gesto se plantea tres días antes del día internacional de la Mujer, lo cual es chocante porque el 8 de marzo el Barça juega en Champions, y la acción habría sido más esplendorosa, pero parece que las normas no permiten que no estén presentes los presidentes del club en esa competición. Y como todos son hombres… Aceptadas, pues, tanto la invitación como las buenas intenciones, me permito sin embargo cuestionar la bondad de un gesto que perpetúa una idea muy antigua de lo que es la reivindicación femenina. De entrada, esa foto segregada por sexos, con más dosis de conmiseración paternalista que de compromiso social, me aproxima tanto a la idea del harén como me aleja de la emancipación de la mujer. Sobre todo porque no se trata de estar todas juntitas en un acto, o de dedicar un día a dar visibilidad al grupo femenino, ni tampoco se trata de la generosidad masculina cediendo el puro y la silla. Se trata de algo más profundo que tiene que ver con igualdad de oportunidades, techos de cristal y el añadido de dificultades que agotan a la mujer, en su camino hacia el poder, el éxito o sencillamente la merecida promoción social. No creo que la aspiración de la mujer sea que los dadivosos señores la inviten un día a un palco de féminas del Barça para hacer la foto del siglo. Como si fuera una medalla en la vitrina de buenas causas del presidente.
Como si fuera un hito que adorne la historia del club. Como si fuera la reserva de indios, en versión pintalabios. Me parece que no lo han entendido. El único homenaje que se puede hacer a la mujer, a estas alturas de la historia, es que sea más fácil llegar a la dirección de un club, que el fútbol no gaste una retórica tan machista, que las tertulias deportivas no parezcan la reencarnación del jurásico pata negra; que, en definitiva, la presencia femenina forme parte de la normalidad y no de la anormalidad de una foto de gallinero. Y puestos a ponernos un poco malas, también formaría parte de la reivindicación que el mismo club que se preocupa tanto de las mujeres y las deja ocupar todo el palco un día no hiciera acuerdos financieros con fundaciones de dictaduras misóginas que vulneran la mayoría de los artículos de nuestros derechos fundamentales. ¿Quieren presencia femenina? Pues nada, coherencia, que llenen el palco de mujeres de Qatar. Les saldrá una preciosa foto de mujeres enfundadas en velos negros. En fin, para cuando toque, feliz día de la Mujer. Pero entiendan que, con todo lo dicho, no acepte la invitación. Eso sí, gracias.

Artículo de Pilar Rahola publicado el 27 de febrero de 2011 en La Vanguardia.

viernes, 25 de febrero de 2011

Conferencia "Violencia psicológica, arma letal" en la Universidad Autónoma de Madrid

El próximo lunes 28 de febrero daré la conferencia "Violencia psicológica, arma letal" en Universidad Autónoma de Madrid.
Esta conferencia forma parte de un Curso de Humanidades Contemporáneas organizado por Eulalia Piñero y Julia Salmerón titulado Escrito en cuerpo de mujer: re-presentaciones de la violencia de género en la literatura, las artes escénicas y los medios audiovisuales.
La conferencia tendrá lugar en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM, el 28 de febrero de 17h a 19h.
Para más información sobre este Curso de Humanidades Contemporáneas, clicar aquí.

Escritora.

jueves, 24 de febrero de 2011

Fotos del Dia Internacional de la Llengua Materna a Hamburg

Aquí teniu les fotos de la celebració del Dia Internacional de la Llengua Materna a l'Institut Cervantes d'Hamburg (per més informació, cliqueu aquí).













Escriptora.

Suport a les feministes en resistència d'Hondures

El proper divendres 4 de març tindrà lloc un acte de recolzament a les feministes en resistència d'Hondures: Cattrachas i el moviment LGTBI. L'acte comptarà amb la presència d'Indira Mendoza, membre de la Xarxa Lèsbica Cattrachas i de Feministas en Resistencia d'Hondures.
La sessió tindrà lloc al Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison de 18,30h a 20h.

miércoles, 23 de febrero de 2011

El diario rojo de Carlota en México

La Editorial Planeta-México ha publicado recientemente El diario Rojo de Carlota en este país. Se trata de un volumen en tapa rústica que ha sido editado por el sello Destino. Viene con portada nueva y esta sinopsis:

El diario rojo de Carlota no es, estrictamente, un diario ni tampoco una novela; es un hábil punto de encuentro entre ambos géneros, creado a propósito para una historia singular. La explosiva Carlota, protagonista de tantos libros memorables, conoce al famoso detective Flanagan, intima con él, establece relaciones sentimentales, tiene sexo y... nos lo cuenta paso a paso. Pero quienes lean no sólo asistirán a sus primeras experiencias sexuales, sino que también podrán adentrarse en las informaciones que la protagonista va recabando en su preciado diario: acerca de los genitales, de la respuesta sexual, del primer coito, de los métodos anticonceptivos, del embarazo, de la homosexualidad, de las enfermedades de transmisión sexual, de las disfunciones sexuales...

Esperanza Aguirre i el càncer

Ha estat molt bé que l'Aguirre anunciés que tenia càncer en públic i amb tanta naturalitat. Si tothom ho fes així, el càncer —i altres malalties tabú— potser deixarien de ser-ho.
L'únic que em pregunto és si tota dona que es troba un bonyet en una revisió ginecològica rutinària aconsegueix que, a la Pública, li facin una mamografia immediatament, obté els resultats amb tanta rapidesa i se'n va de pet al quiròfan. Crec que el procés podria ser d'uns quants mesos, si no ets la presi de la Comunitat de Madrid.
Però, sobretot, m'ha deixat ben parada que l'Aguirre demani a les dones que es facin revisions ginecològiques periòdiques. Periòdiques se les fan però en comptes de fer-les cada any com abans, se les han de fer cada tres anys, perquè aquest és ara el protocol de Sanitat. Amb tres anys un "bonyet" passa a un estadi més greu i menys curable.
Lamentablement, mentre les revisions de ginecologia han passat a fer-se cada tres anys, a les nostres nenes les vacunen amb la vacuna del papilomavirus, una vacuna caríssima, d’eficàcia restringida i d'efectes secundaris no gaire coneguts. Una vacuna que, segons molts metges, és innecessària en països on les dones es fan una revisió anual.

Escriptora.

martes, 22 de febrero de 2011

Cursos d'Edició i Tecnologies a la UOC

Des dels Estudis d’Arts i Humanitats de la UOC s'ofereix, des del passat octubre, el Postgrau en Llibre i Lectura a la societat de la informació UOC-Grup 62-Leqtor.
Aquest proper semestre (que comença el 16 de març) s’ofereixen dues especialitzacions que poden ser d'interès especialment per professionals de l’ensenyament, ja que ofereix una doble mirada a l'impacte que les tecnologies de la informació estan tenint sobre el món del llibre i de la lectura i l’ús que se’n pot fer aplicat al món educatiu. Es tracta dels cursos Edició i tecnologies UOC-Grup62-Leqtor i Tecnologies i recursos per al llibre i la lectura UOC-Grup 62-Leqtor.
El proper dijous 24 de febrer a les 19h. s’impartirà a la seu de la UOC de Terrassa (Rambla d'Egara, 340, 3r. Pis) una sessió informativa per tots aquells que hi estiguin interessats.
Podeu trobar més informació sobre el Postgrau en Llibre i Lectura a la Societat de la informació clicant aquí, sobre el curs d'Edició i Tecnologies aquí i sobre el curs de Tecnologies i recursos per al llibre i la lectura aquí.

Inserciona: Fira Europea d'Empreses d'Inserció-Barcelona Social Label

Inserciona: Fira Europea d'Empreses d'Inserció-Barcelona Social Label pretén consolidar com un epicentre professional clau en economia social. L'objectiu principal és engegar i implementar relacions de negoci i intercooperació al voltant de l'economia social i solidària.
La Fira tindrà lloc els propers 23 i 24 de febrer al CCIB - Centre de Convencions Internacional de Barcelona (Plaça de Willy Brandt, 11-14, Barcelona).
Podeu inscriure-us en aquest enllaç.

lunes, 21 de febrero de 2011

Contra l'apagada de TV3 al País Valencià

Aquí teniu una carta que m'arriba des del Casal Jaume I - Grup Arrels de Carcaixent, demanant ajuda per a la resistència contra el tancament de repetidors al País Valencià.

Benvolgudes, benvolguts resistents,

No anem a fer-ho llarg, ja sabeu que des de l’any 2007 el Consell va iniciar una andanada contra ACPV, per a que tancàrem els repetidors de TV3 i abonarem unes multes descomunals.

A l’any 2008 férem la campanya de venda de les reproduccions dels Tàpies, i amb els diners obtinguts poguérem sufragar la pròpia campanya i una de les multes que s’imposaren per un dels repetidors.

Tanmateix, les dues més grosses, de 300.000 euros cadascuna continuen sense abonar-se, i ara s’han acabat les possibilitats d’ajornament, hi ha fins el 20 de març per abonar-les o la Generalitat podrà embargar, comptes i bens d’Acció Cultural.

Davant aquesta situació d’assetjament sols podem fer una cosa, demostrar-los que no van a silenciar-nos, i per això ens cal el teu ajut. No anem a donar-te res a canvi, et demanem que defenses la teua llibertat i que et comprometes.

A aquest compte: 2100 0700 12 0200294927 pots fer l’aportació econòmica que consideres, sols has de fer números i t’adonaràs que tota quantitat en aquest cas és un gran ajut.

viernes, 18 de febrero de 2011

Montserrat Tura ataca de nou

La Tura fent campanya per a les primàries reitera la seva voluntat de regular la prostitució. Anem bé! Em pregunto quina cara faria si jo li digués si ho veuria com una feina que podria fer una filla seva. És clar que potser em contestaria el mateix que em va dir un empresari d'ANELA quan li vaig fer aquesta pregunta: "¡No! Les meves filles tenen principis".
O sigui que, si tens calés, pots tenir principis i, si no, et fas puta.
Per cert, per qui no ho sàpiga, els d'ANELA són la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne. O sigui, els macarres d'abans, que ara viuen instal•lats en el dòlar a base d'explotar sexualment moltes dones. I és que el nostre país s'ha convertit en el destí principal de les màfies de trafiquen persones. I Holanda, Alemanya i Austràlia –països on la prostitució està legalitzada- també són els paradisos d'aquestes màfies. Ves per on!

Wassyla Tamzali: “Es pot ser feminista i musulmana a la vegada”

La trajectòria d'aquesta advocada algeriana de mare espanyola i néta d'un seminarista està lligada a la militància feminista. Durant gairebé vint anys va dirigir el programa de la Unesco que vetlla per la igualtat de gènere. Acaba de publicar el llibre El burka como excusa , on refusa qualsevol tipus de vel i critica l'actitud i la "tebior" de l'esquerra europea en la polèmica sobre el burca.

Ho posa tot al mateix sac. És diferent el vel del burca?
Hi ha la mateixa diferència que entre donar una bufetada a una dona o un cop de puny.
Molt gràfic. I si una dona diu que vol portar el vel, s'ha de combatre?
No vull combatre la dona que porta el vel. El que vull és combatre el proselitisme. Perquè tot i que ho sembli no és una decisió individual. A Europa, l'esquerra ha estat molt permissiva i ha fet d'aquesta qüestió un símbol identitari i això és un error. A Algèria és una qüestió religiosa.

Imaginem una noia musulmana que estudia o treballa com una catalana més i porta el mocador. Això no és compatible?
S'ha d'anar a aquesta noia i explicar-li que hi ha un malentès: no es pot utilitzar impunement un símbol d'opressió per oposar-se a la cultura dominant perquè hi ha el risc de discriminar la dona. Critico el concepte de multiculturalitat que utilitzen els intel•lectuals i polítics europeus com a concepte de societat.

Per què?
La societat no és un cistell en què convisquin les cultures l'una al costat de l'altra. Aquesta noia que es posa el vel no expressa una cultura musulmana sinó una contracultura catalana. Ens hem de preguntar per què aquesta dona es posa el vel quan al seu país d'origen potser no ho feia. I la resposta no l'hem de buscar en l'Alcorà sinó que li hem de preguntar què li xoca en la nostra societat perquè es posi el vel i llavors puc conduir-la a fer que se'l tregui.

Ha rebut crítiques per les posicions que defensa?
Sí, hi ha hagut acusacions contra mi però sobretot contra el moviment que jo represento: el feminisme magribí. Ens titllen de feministes seculars, feministes materialistes i feministes neocolonialistes. També ens han acusat de sionistes i d'agents occidentals.

I vostè com es definiria?
Pertanyo a la primera generació postcolonial d'intel•lectuals de tradició marxista. Sóc una feminista materialista i això aquí és pejoratiu però prefereixo ser feminista materialista que feminista islàmica o catolicista, que és un oxímoron.

Per què ?
Es pot ser feminista i musulmana a la vegada però no es pot ser feminista islàmica perquè l'islamisme imposa la llei de la xara en la vida privada i la xara és contraria a la igualtat entre homes i dones. Avui dia l'islam ha fet de la condició de la dona el centre de la religió musulmana, quan no ho és. Es pot ser un musulmà modern contrari a la xara pel seu aspecte discriminador, però conservant la fe en la religió, i en tenim un exemple en la religió catòlica: dones creients que no comparteixen les idees del Papa.

Ha tingut problemes en el seu entorn familiar pel seu discurs?
No. La religió en la meva família va ser sempre una pràctica personal. Les regles eren socials però no religioses. Era una família burgesa, clàssica i mediterrània en què el patriarcat era molt marcat i per a mi va ser una conquesta obrir-me camí com a dona. El lloc de la dona era molt limitat. Se li deia que no podia anar al bar perquè era de bona família, no per la religió. Mentre que ara totes les regles són religioses.

Al segle XXI encara és necessari ser feminista?
Més que mai. A França hi ha una associació de dones joves que es diu Encara Feminista. A Algèria és evident que s'ha de seguir lluitant i a Europa encara hi ha molta feina per fer perquè el feminisme encara no ha penetrat a la societat com a pensament polític i la prova és la manera com els intel•lectuals i els polítics tracten el tema del vel i el burca.

Deixant de banda la qüestió del vel, una dona occidental ha assolit la igualtat?
És que no es pot deixar de banda el tema del vel. Aquesta és una qüestió central. O ets feminista o no ho ets.

Dit d'una altra manera, les dones de la meva generació hem assolit la igualtat?
La igualtat no és un objectiu que s'assoleixi per sempre. La relació entre sexes sempre està qüestionada i depèn de l'equilibri de forces.

Com ha canviat el feminisme en els últims cinquanta anys?
La societat occidental és ara una societat postpatriarcal però això no vol dir que les dones siguin totalment iguals als homes. Potser és més difícil lluitar ara. Abans hi havia un enemic molt clar, el patriarcat, i ara l'enemic és molt difús. La dona mateixa pot ser la seva pròpia enemiga.

Entrevista de Lara Bonilla publicada el 16 de gener de 2011 al diari Ara.

Escriptora.

jueves, 17 de febrero de 2011

Facebook se desmarca del papel de las redes sociales en las revueltas árabes

¡Ah! Ahora resulta que los de Face se arrugan. No quieren ser considerados "subversivos".
Pero ¿qué o quién es subversivo? ¿Una herramienta social que permite comunicarse? ¿Las ciudadanas y los ciudadanos que quieren democracia? ¿O los dictadores que se pasan los derechos humanos por el forro y arrumban con la riqueza del país en el que llevan cómodamente instalados desde hace tanto?
Y, mientras, Europa y Estados Unidos se lo miran... Y Bono visita a Obiang y le dice que nos unen más cosas que nos separan. Pues será a ellos dos, la verdad, porque yo me siento a años luz del dictador.

Manuel Rodríguez Rivero: De nuevo sobre damas y libros

Mi generación asistió en directo y en muy poco tiempo al enorme cambio que supuso la incorporación masiva de la mujer al trabajo. En el mundo editorial, la avalancha de mujeres ha sido tan espectacular en los últimos 25 años que ha motivado que los comentaristas (la mayoría hombres) nos hayamos referido ampliamente a una presunta "feminización" de la edición, lo que implica un malentendido. Es verdad que uno entra en las grandes editoriales y ve mujeres por todas partes. Pero, como ya he explicado en alguna ocasión, no están repartidas por igual en todos los puestos y responsabilidades: su horizonte profesional permanece (casi) inamovible en el umbral del santuario en el que se toman las grandes decisiones, de modo que en las plantas nobles su presencia tiende a enrarecerse.

Las razones de esa espectacular incorporación de las mujeres a la edición han sido muchas. Una importante fue que el ejército laboral empezó a poblarse de jóvenes universitarias bien preparadas que trabajaban con más ímpetu que sus colegas masculinos (tenían más que demostrar en un espacio acotado por ellos), hablaban idiomas y hacían gala de más mano izquierda para tratar con los autores, que son los que, en definitiva, suministran la materia prima del negocio. Pero también hubo otros motivos. A principios de los años noventa, cuando ya era un hecho evidente que las mujeres habían llegado a la edición para quedarse, el consejero delegado de la editorial en la que yo trabajaba me explicó que las contrataba porque resultaban "más baratas que los hombres y protestaban menos". De lo segundo nunca estuve demasiado seguro. Pero lo primero tenía mucho que ver con la enorme reticencia que este sector (en particular) ha mostrado a equiparar salario igual a trabajo igual. Como en este país no se publican nunca (al contrario que en otros) datos sobre el abanico salarial correspondiente a cada puesto de trabajo editorial, no hay manera de saber cómo han evolucionado los sueldos. Pero tengo la convicción de que, en conjunto, los grandes empresarios editoriales se ahorraron entonces un montón de dinero contratando a mujeres por salarios inferiores a los que pagaban a los hombres por el mismo trabajo. Una forma rezagada de acumulación primitiva.
Afortunadamente, en las editoriales las cosas han ido cambiando en la dirección de la igualdad. Y mucho más profundamente que en otros eslabones de la cadena del libro. Sabemos que las mujeres leen y compran más títulos. Sabemos también que escriben mucho, aunque no sabemos cuántos libros publican. Entonces, ¿por qué se reseñan en los medios tantísimos más libros de autores que de autoras? ¿Y por qué la aplastante mayoría de los que firman esas críticas son varones? ¿Quizás porque en ese ámbito el techo de cristal todavía está demasiado cerca del suelo? En España no existe, que yo sepa, un seguimiento fiable de la relación de fuerzas (hombre / mujer) a la hora de orientar a los lectores desde los medios acerca de los libros que se publican. En otros sitios, sí. Les recomiendo, por ejemplo, la instructiva página vidaweb.org, en la que se exponen los resultados del "peinado" de algunos de los medios literarios de referencia en el mundo anglófono. Un par de ejemplos: en 2010 el Times Literary Supplement, publicó 1.036 reseñas de libros escritos por hombres y 330 por mujeres (las reseñas las firmaron 900 hombres y 341 mujeres), y en The New York Review of Books se publicaron 306 de hombres y 59 de mujeres (los autores de las reseñas fueron 200 hombres y 39 mujeres). No quiero ni pensar lo que aquí saldría si alguien hiciera el cálculo. A lo mejor se sonrojaban hasta los señores de la RAE, pongo por caso.

Artículo de Manuel Rodríguez Rivero publicado el 16 de febrero de 2011 en El País.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Rosa Montero: Ellas

Este artículo es demasiado pequeño para que quepa en él mi entusiasmo por la caída de Mubarak. Y la esperanza de que el viento de fuego democratizador siga tirando las fichas del dominó del mundo árabe y, después, las de los países subsaharianos ("el miedo ha cambiado de bando", decía Jordi Vaquer: sí, los tiranos se han puesto a temblar). Tampoco cabe aquí mi indignación ante los besuqueos que España le está prodigando al déspota de Obiang, lo cual, en estos épicos momentos, resulta doblemente repulsivo: mientras el mundo se mueve, nosotros apoyamos a los malos.

Pero, sobre todo, no me cabe la emocionante visión que he tenido, la intuición de que, en este salto hacia el progreso que está dando el planeta, hay un ingrediente fundamental que es la fuerza colosal de las mujeres. Sí, hablar de mujeres en Occidente puede parecer hasta aburrido. Pero, en el resto del mundo, la mayoría viven en condiciones atroces: como la afgana a la que el marido amputó la nariz, o la niña bengalí de 14 años que, tras ser violada, fue azotada hasta la muerte. Y, sin embargo, esos millones de mujeres maltratadas se están moviendo. ¡Y cómo se mueven! Sus pisadas están cambiando el rotar de la Tierra. Desde las egipcias de las revueltas populares a las mexicanas que combaten el narcotráfico. Una marea silenciosa de heroínas civiles. Déjame que te hable de dos de ellas: de Yirgalem Fisseha, una de las pocas periodistas de Eritrea. Detenida el 22 de febrero de 2009. Lleva más de un año en aislamiento en condiciones terribles. Y de Agnés Nkusi, de Ruanda, editora de un periódico, en prisión desde julio de 2010 y condenada a 17 años. Las dos encarceladas simplemente por informar, dice Reporteros Sin Fronteras. Miro sus fotos: son jóvenes, son guapas, están muy solas. Únicamente nos tienen a nosotros: esta mención en mi artículo, tus ojos que lo leen. A ver qué haces.

Artículo de Rosa Montero publicado el 15 de febrero de 2011 en El País.

Escritora.

martes, 15 de febrero de 2011

Congelació de l'1x1

Hi ha gent que es queixa per la congelació de la implantació dels ordinadors als instituts. A aquestes persones, els recomano que, abans de continuar amb la protesta, facin un recorregut per Catalunya i comprovin de viva veu quin ha estat el resultat d'aquesta experiència. Hi ha centres que NO feien servir els ordinadors perquè no tenien connexió o la tenien a batzegades (això sí, feien informes positius al Departament per tal de no perdre la subvenció). Hi ha molts centres que els feien servir només la meitat de l'hora de classe, perquè l'altra meitat la passaven resolent problemes tècnics. De fet, i això ho dic per experiència pròpia, anar a fer una conferència a un institut amb un llapis digital i un power point ja és tota una odissea; sovint les coses no funcionen.

La tecnologia, internet i els ordinadors, són el present, com va dir l'Àlex de la Iglesia als Goya. Però la introducció de la tecnologia als centres escolars s'havia d'haver fet no -o no només- de la mà dels tecnòlegs sinó, sobretot, de la dels especialistes en educació i, molt especialment, del professorat que, desgraciadament, hi ha tingut poc a dir. El Departament no se'ls va escoltar.

La tecnologia no és un fi en ella mateixa. La tecnologia per ella mateixa no crea talent. És una eina fantàstica, que cal tenir a punt per poder-la fer servir amb pesquis.

Informatitzar els insitituts va ser una jugada populista perquè les famílies deixessin de pagar llibres. Ara, paguen tecnologia i connexió. Jo, com a mare que he estat i àvia que sóc ara, sens dubte prefereixo, en aquesta dicotomia establerta, pagar per continguts i no pas per mitjans. Mentre ens gastàvem els diners públics en informatitzar centres, moltes criatures continuen anant a l'escola en barracons, la ratio d'alumnes per aula és massa alta i l'alumnat amb necessitats especials no té professorat de suport. Això sí que és una urgència!

Ordinadors als centres sí, però pensadament i progressivament, sense que de cap manera ocupin tot el dia del nostre alumnat. Necessitem joves que sapiguen usar les noves teconologies però també joves que sàpiguen desenvolupar-se professional i humanament no només dins d'una pantalla, també fora d'una pantalla.


Escriptora.

Carlota en el diario en red El Tiramilla

El diario en red de literatura juvenil El Tiramilla publicó un artículo de Cristina Anguita en el que destaca Carlota como personaje que marcó su adolescencia:

Los favoritos de Cristina

A la hora de seleccionar mis libros preferidos, me veo en la obligación de hacer una separación en dos grandes bloques: por un lado, aquellas historias que me cautivaron en algún momento de mi adolescencia, y por otro las que hicieron lo propio cuando unos años más tarde volví a engancharme al género juvenil. Las experiencias vividas, las preferencias y el criterio lector son distintos en cada época, de modo que no sería justo poner las novelas al mismo nivel. En esta entrega de Los favoritos me limitaré a hablaros de mis elegidos cuando tenía entre once y quince años.

Siempre he tenido muy claro lo que me gusta y lo que no. En aquella época, al igual que durante mi infancia, prácticamente no salía de los libros catalogados como realistas: me gustaba encontrar una protagonista femenina con la que identificarme y unos temas que sonaran cercanos y familiares. Leí muchos, muchísimos libros que cumplían esos requisitos, pero solamente unos pocos tienen el honor de permanecer en mi memoria pasados los años. El personaje de Carlota de la escritora Gemma Lienas es uno de ellos. Las novelas protagonizadas por esta chica inteligente y curiosa marcaron mi adolescencia, tanto en sus versiones convencionales (Callejón sin salida, Así es la vida, Carlota y ¡Eres galáctica, Carlota!) como en los diarios sobre un tema específico. Todos ellos son libros bien hechos y adecuados para los jóvenes, pero sin tratarlos como a tontos. Literatura realista “de la buena”. En esta línea destaco también la deliciosa novela Raquel (Isabel-Clara Simó), sobre las vicisitudes de una joven que debe lidiar con diversos problemas de la vida, desde apoyar a una amiga enferma hasta ponerse a dieta con el control de un especialista. Una mención aparte merece El infierno de Marta (Pasqual Alapont), otra obra realista con una temática no tan cotidiana como la de los anteriores (afortunadamente). Habla de los malos tratos y es uno de los pocos libros que ha conseguido emocionarme. Hoy en día he leído más sobre el tema, pero recuerdo con cariño esta novela porque sabe retratar muy bien el conflicto, de una manera que resulta comprensible para los lectores jóvenes.

Cambiando de tercio, mi afición por la literatura histórica se ha consolidado con el tiempo, pero puedo presumir de haber tenido una buena referencia a la corta edad de doce años: Cuando Hitler robó el conejo rosa (Judith Kerr), una visión del nazismo que tiene la gran virtud de transmitir su mensaje a través de una historia tan trepidante que el lector no es capaz soltar. Se trata de una de esas maravillas que merecen convertirse en obras de referencia de la literatura juvenil. Hablando de clásicos, en este artículo sobre mis favoritos no puedo olvidarme de las entrañables Mujercitas (Louisa May Alcott): Meg, Jo, Beth y Amy, cada una con su particular personalidad pero todas ellas especiales en sí mismas. Una lectura para grandes y pequeños que vale la pena releer con el paso del tiempo para recordar las bondadosas ideas que nos transmiten estas cuatro hermanas.

Más extravagante, aunque también muy especial, es la Matilda del genio Roald Dahl, aquella niña con poderes telequinéticos que nos sumergió en una hilarante historia que cuenta con una digna adaptación a la gran pantalla. Finalmente, no puedo terminar este artículo sin una mención a las series de internados de Enid Blyton, Santa Clara y Torres de Malory, o, como yo las llamo, Aquellos internados que nos hicieron soñar. La frase habla por sí sola y únicamente me queda añadir que espero que ninguno de estos libros se olvide con el tiempo (y si por desgracia eso ocurriera, me sentiré afortunada al saber que tuve la oportunidad de disfrutarlos).


Podéis leer el artículo en la página web de El Tiramilla.

lunes, 14 de febrero de 2011

Discurso de Álex de la Iglesia en los Goya 2011

Fantástico discurso de Álex de la Iglesia en los Goya 2011:




(Vídeo cedido por RTVE)

Escritora.

Dia Internacional de la Llengua Materna

El proper 21 de febrer se celebra el Dia Internacional de la Llengua Materna, proclamat per la UNESCO el 1999. L'Instituto Cervantes d'Hamburg, juntament amb l'Associació Catalana d'Hamburg El Pont Blau, ha organitzat un recital literari amb tres autors que escriuren en català, èuscar i gallec. Fina Casalderrey llegirà un fragment de la seva obra en gallec, Patxi Zubizarreta ho farà en èuscar i jo en català.

El recital tindrà lloc a l'Institut Cervantes d'Hamburg (Fischertwiete, 1) a les 20.00h del dia 21 de febrer de 2011.

Podeu llegir aquesta informació a la web de l'Instituto Cervantes d'Hamburg.

viernes, 11 de febrero de 2011

TEDxRAMBLAS: Las redes de mujeres como herramienta de empoderamiento

Aquí tenéis el vídeo de la conferencia "Las redes de mujeres como herramienta de empoderamiento, que pronuncié en el evento TEDxRAMBLAS el pasado 20 de enero de 2011.




Podéis ver todos los vídeos de TEDxRAMBLAS aquí.

Escritora.

Sandro Pozzi: El FMI hace una crítica demoledora de su actuación en la etapa de Rato

El Fondo Monetario Internacional vivió en una burbuja en la que reinaba el optimismo mientras se gestaba la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión. Un informe interno hace una crítica despiadada a la actuación del organismo entre 2004 y 2007, un periodo en el que tuvo tres directores gerentes, pero que cubre toda la etapa en la que Rodrigo Rato estuvo al frente de la institución (del 7 de junio de 2004 al 1 de noviembre de 2007). La conclusión es demoledora: las deficiencias internas impidieron prevenir la crisis.
"El FMI no anticipó la crisis, su ritmo ni su magnitud y, en consecuencia, no pudo advertir a sus miembros", reconoce el informe de su auditor. El Fondo puso como ejemplo a seguir alguna de las prácticas más destructivas, desoyó las señales de alerta y tuvo una doble vara de medir. Mientras era muy duro con los países emergentes, se mostraba complaciente con los países ricos, en especial Estados Unidos, que acabó siendo el foco de la crisis.
Entre las causas que impidieron al FMI alertar sobre los riesgos, el informe cita múltiples deficiencias organizativas, batallas internas, falta de comunicación, sesgos analíticos, presiones políticas, autocensura, y falta de supervisión y control por parte de la dirección del Fondo. El informe, elaborado por la Oficina de Evaluación Independiente (IEO, por sus siglas en inglés) del fondo, reconoce que muchos de esos problemas no aparecieron con Rato, sino que se han ido arrastrando en el organismo durante más de una década. Rato, actual presidente de Caja Madrid, dejó el organismo año y medio antes de concluir su mandato por razones personales.
Los informes de evaluación del FMI no tratan de hacer un balance de los logros y los fracasos, sino básicamente de señalar lo que se hizo mal, lo cual introduce un sesgo negativo. Así ha sido con otros informes sobre la gestión de la crisis asiática o Argentina. Ningún otro organismo internacional ni las autoridades monetarias y supervisoras hacen ejercicios de autocrítica con una dureza comparable.
Fuentes próximas a Rodrigo Rato ven saludable ese ejercicio de autocrítica, pero indican, por otro lado, que el informe olvida que desde la crisis asiática las competencias de supervisión de la estabilidad financiera no correspondían al FMI, sino al G-7, y dentro de él al Foro de Estabilidad Financiera. Fue en otoño de 2006 cuando el FMI empezó a publicar informes de estabilidad financiera, un encargo que Rato hizo a Jaime Caruana. En esos informes del Fondo sí se alertó de algunos de los riesgos financieros, aunque no se acertó a ver sus repercusiones macroeconómicas.
Las mismas fuentes, además, señalan que el Fondo tiene una capacidad limitada para analizar la salud financiera de los países y que si las autoridades supervisoras de los mismos no le dan la información necesaria o, peor aún, le dan información errónea, el equipo del FMI no puede saber cómo están en realidad las instituciones financieras de esos países. En ese sentido, el propio informe de evaluación señala cómo el FMI intentó varias veces someter a un examen profundo al sistema financiero estadounidense y las autoridades nacionales se opusieron y lo impidieron.

Islandia como modelo
El informe que acaba de recibir el sucesor de Rato, Dominique Strauss-Kahn, pone ejemplos sangrantes al destacar, por ejemplo, que se pusiera a Islandia como modelo de un sistema financiero "robusto" y "resistente". La historia de cómo la banca islandesa se derrumbó arrastrando al país a una grave crisis es de sobra conocida.
Pero hay errores más graves. El informe recuerda una y otra vez cómo el FMI llegó a recomendar a otros países avanzados que se siguieran las políticas y prácticas de innovación financiera de EE UU y Reino Unido, que acabaron con buena parte de sus sistema financiero en quiebra. El Fondo, en cambio, criticó a los bancos de Canadá (cuyo sector financiero quedó a salvo de la crisis) por no imitar esas prácticas y ser conservadores. Cuando la burbuja inmobiliaria en EE UU estaba a punto de tocar techo, el Fondo aún sostenía que la baja morosidad de las hipotecas residenciales, unida a la titulización del mercado hipotecario, sugerían que "el impacto de un frenazo del mercado de la vivienda sobre el sistema financiero sería probablemente limitado".
El informe se recrea en los errores de diagnóstico acerca del sistema financiero estadounidense. "El sistema financiero de EE UU es resistente y está bien regulado" (2005). "Los principales bancos comerciales y de inversión tienen una sólida posición financiera y el riesgo sistémico parece bajo" (2007). "Los mercados han mostrado que pueden autocorregirse y que de hecho lo hacen (2007)".

Riesgo de crisis inmobiliaria
El FMI se preocupaba por el déficit por cuenta corriente de EE UU, pero ponía a su sistema financiero como ejemplo a seguir, alababa las ventajas de la titulización -vender activos, generalmente préstamos, para que puedan ser negociados en el mercado- por su supuesta capacidad de diversificar riesgos y minimizaba el riesgo de una crisis inmobiliaria.
Con respecto al Reino Unido se repitieron los mismos errores. En su último análisis a fondo (fechado en 2006), el FMI aseguraba: "El sistema financiero del Reino Unido es uno de los más fuertes entre las economías avanzadas". Y con la zona euro no acertó mucho más. En su informe del verano de 2007, justo cuando se avecinaba la crisis, su informe decía: "Las perspectivas son las mejores en años La economía está lista para un periodo de crecimiento sostenido".
El sistema de supervisión del FMI, a partir de las revelaciones del informe, era muy superficial. Se partía de la base, explica, que los mercados gozaban por lo general de buena salud y que las grandes firmas financieras podrían capear cualquier temporal, lo que provocó que no hubiera un sentido de urgencia para hacer frente a la escalada del riesgo ni se preocuparan por su impacto. Tampoco se prestó la debida atención a los riesgos de contagio de una crisis con origen en las economías ricas.

En España sí acertó
Algunas de las voces de alarma vinieron del departamento financiero, donde Rato tenía a Jaime Caruana como hombre de confianza. También Raghuram Rajan, uno de los economistas más valorados por Rato, alertó sobre los riesgos de la innovación financiera. Esos riesgos tuvieron reflejo en los informes de estabilidad financiera, pero el informe presentado hoy concluye que quedaron eclipsados por otros informes optimistas y que el FMI nunca hizo un análisis profundo del problema ni le dio el seguimiento debido. El Fondo sí acertó al identificar la burbuja inmobiliaria en España, los problemas en algunos países pequeños y al prevenir sobre los desequilibrios globales que, en su opinión, podían provocar una fuerte caída del dólar y hundir a la economía global en una recesión. Pero no se trazó un vínculo con la acumulación del riesgo en el sistema financiero.
Además de resaltar los fallos de diagnóstico, el informe analiza la "compleja interacción de factores" que causaron esa pobre actuación del FMI. El informe cita el pensamiento grupal, la "captura intelectual", la opinión dominante de que una crisis financiera era improbable en una gran economía avanzada, la falta de análisis adecuado, la débil gobernanza interna, la falta de incentivos para trabajar en común entre las diferentes áreas y exponer ideas críticas, las presiones políticas, la autocensura y un proceso de supervisión inadecuado como causas de los fallos.
Fuentes próximas a Rato creen que hay algo de cierto y algo de exageración en ese diagnóstico. La separación en departamentos es un problema que se arrastraba de tiempo atrás y Rato lo que hizo fue unificar las áreas de mercados y de finanzas en 2006. En cuanto a las supuestas presiones y problemas de autocensura, dichas fuentes recuerdan que nunca aparecieron en las encuestas internas, que Rato tuvo algunos enfrentamientos abiertos con varias autoridades nacionales y que promovió que se diese más notoriedad a los informes del Fondo sobre los grandes países. También consideran injusto que se eleve a categoría alguna declaración concreta de algún empleado sin mayor comprobación.
El informe agrupa esas causas del fracaso del FMI en cuatro bloques. En primer lugar, la debilidad analítica, no por falta de preparación del personal, sino por otros problemas. Así, se citan sesgos que tienen que ver con el pensamiento grupal, el consenso sobre la validez de la autorregulación y el mercado para evitar crisis financieras en países desarrollados. Además, reconoce lo que denomina "captura intelectual", el hecho de que sus economistas eran de algún modo rehenes de la influencia de las autoridades de países avanzados. Además, sus enfoques analíticos y metodológicos fueron inadecuados.

Problemas de organización
En segundo lugar, el informe relata los problemas de organización, existentes desde la llegada de Rato al organismo. El FMI funcionaba en silos, en compartimentos estancos que evitaban que los departamentos y divisiones compartieran su información. El FMI también hace autocrítica de su cultura insular (que le impedía hacer caso de aportaciones externas) y del choque cultural entre sus macroeconomistas y sus expertos financieros.
Un tercer problema fueron las deficiencias de gobernanza interna. Los empleados entrevistados denuncian que lo que se esperaba de ellos es que confirmasen las ideas dominantes y que expresar opiniones críticas podía arruinar a uno su carrera. Expresar ideas conformistas no se castigaba aunque fueran equivocadas y los empleados tenían la impresión de que si expresaban opiniones críticas contra los grandes países serían desautorizados por la dirección. La alta rotación de personal y las batallas internas completaban el panorama.
El cuarto bloque de problemas era el de las presiones políticas, abiertas o implícitas, que acababan conduciendo a la autocensura. Muchos empleados creían que no podían ser críticos con los principales accionistas del Fondo (de los que el mayor es EE UU). "Los empleados percibían que en caso de desacuerdo, la dirección acabaría apoyando la posición de las autoridades de los países y no la de sus empleados", dice el informe. Ese problema no se daba con los países pequeños, a los que era más fácil criticar y en los que el nivel de acierto fue mayor.

Crítica constructiva
Como indica Strauss-Kahn, el informe vuelve a poner de manifiesto que el FMI no estuvo a la altura de anticipar la crisis con la suficiente antelación ni de una manera efectiva. Y por eso espera que esta evaluación se tome como una aportación constructiva para mejorar la calidad de la supervisión.
Algunas de las reformas en curso responden a las inquietudes planteadas en la evaluación. En este sentido, se cita un nuevo ejercicio de alerta temprana y de vulnerabilidad para las economías avanzadas, una mayor integración del análisis y del mensaje del informe sobre perspectivas económicas y el de estabilidad, la elaboración de un informe regular sobre la estabilidad de países sistémicos así como de riesgo de contagio entre economías.
El FMI es franco respecto al pasado, y mirando al futuro admite que aún queda mucho por hacer. En este sentido, Strauss-Kahn cree importante que el organismo se capaz de aglutinar una mayor diversidad de ideas en sus análisis y trate de integrar las voces que difieren de la opinión general. En paralelo, se trata de conseguir que los analistas del Fondo "conecten puntos" a la hora de discernir el riesgo y las vulnerabilidades.

Artículo de Sandro Pozzi publicado el 9 de febrero de 2011 en El País.

jueves, 10 de febrero de 2011

II Còctels & Blocs

La segona edició de Còctels & Blocs de Dones en Xarxa se celebrarà avui, dia 10 de febrer, entre les 19 i les 21 hores aproximadament, a la Cocteleria Milano de Barcelona (Ronda Universitat, número 35). La trobada comptarà amb una nova convidada d’excepció. Es tracta de la periodista i psicòloga Carme Freixa, presidenta de l’Associació de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC) - impulsora del magazine Dones Digital i dels Premis de Comunicació No Sexista - i co-autora, juntament amb la cineasta Susana Koska, del bloc ciber-activista Cicatrices Transgénicas.
Com sempre, les begudes aniran a càrrec de cadascuna de les participants i Dones en Xarxa procurarà el pica-pica.

Per confirmar la teva assistència, envia un e-mail a donesenxarxa@donesenxarxa.cat amb assumpte II Còctels & Blocs, o respon a través de l'esdeveniment Facebook de l'acte (clicant aquí).

Escriptora.

Maruja Torres: Alma de bótox

Estudiando las listas de éxitos, o informaciones más visitadas en la versión digital de este diario, observo que el bótox se ha añadido a las cumbres alcanzadas por el sexo, la violencia y el despilfarro, habituales frecuentadores. Albricias. Eso quiere decir que también somos insensibles a la deformación física deliberada y que la sublimamos, convirtiéndola en entretenimiento y hasta en subgénero periodístico, como prueba este modesto artículo. Sexo, violencia, despilfarro y bótox. California más Caribe más Marbella, en frasco, para un mundo envejecido que intenta mantenerse en la adolescencia y que contempla complacido su ombligo, ese prodigio. Siendo el bótox un poderoso veneno (ver Wikipedia), quienes se hallan más en riesgo no son sus jacarandosos portadores, sino aquellos que, a fuerza de mirar sin querer ver, lo llevan inyectado en la conciencia. Distinguimos a tales usuarios por la impavidez del gesto, el discurso cínico, la negación de lo evidente. Y, más que nada, por las ruedas de prensa que dan, sin derecho a pregunta o repregunta.
Solo por el embotamiento de lo más profundo que nos hace humanos se entiende que no reconozcamos, salvo cuando se produce el estallido final, el grado de descomposición acumulado por las almas de algunos de nuestros amigos. Mubarak es el ejemplo más clamoroso de estos días. Nos preguntamos por qué no lo sabíamos. Respuesta: porque no mirábamos. A lo largo de tres décadas de estiramientos, cócteles vitamínicos, trajes a medida y homologaciones con certificado de la Internacional Socialista, ese cuerpo nos bastaba. Formaba parte de nuestro ombligo. Como estrellas de teleserie -de esas que hemos seguido durante 10 temporadas-, los cómplices de Occidente que mantienen amordazados a sus pueblos, y su avión privado a disposición de nuestros gobernantes, han conservado hasta ahora su lugar en el reparto de papeles.
El guión lo escribimos entre todos.

Artículo de Maruja Torres publicado el 10 de febrero de 2011 en El País.

Escritora.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Intro: Nova eina informàtica per detectar l'ús sexista del llenguatge

L’Institut Català de les Dones, el Departament d’Acció Social i Ciutadania i la Secretaria de Política Lingüística han impulsat el projecte Intro, que posa a disposició de la ciutadania una nova eina informàtica per analitzar i detectar l’ús sexista o androcèntric del llenguatge.
El llenguatge no explica la realitat sinó que la realitat explica el llenguatge, i, en societats com la nostra, on encara existeixen discriminacions per raó de sexe, el llenguatge recull aquestes discriminacions i les reprodueix en les seves estructures. Aquest programari informàtic neix amb la intenció de ser un recurs més en la lluita contra l’ús androcèntric o sexista del llenguatge. És un instrument innovador que pretén facilitar i automatitzar el procés de fer una revisió de llenguatge sexista en un text. A més també detecta els possibles termes sexistes mitjançant una exploració d’arxius, un web o en un correu electrònic.

Podeu descarregar-vos el programa clicant aquí.


martes, 8 de febrero de 2011

Taller desdramatitzat: Ni un pèl de tontes

Aquest és un projecte per a dones que han passat o estan passant per un càncer. Proposen un taller de base teatral desenvolupant exercicis o jocs que ajudin a l’expressió de cada dona des de la seguretat i la complicitat. Anomenat “taller desdramatitzat”, amb la intenció d’oferir un punt de vista constructiu que vagi més enllà de la malaltia. Oferint una experiència gratificant que aporti confiança i un recolzament en la lluita personal.

Aquest taller s'imparteix al Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison, des de l’1 de febrer fins l’11 de març, els dimarts i dijous d'11 a 13h. La inscripció és gratuïta.

Més informació a la pàgina web de Descabelladas.

Escriptora.

lunes, 7 de febrero de 2011

María Pazos Morán: Lagunas en la reforma de las pensiones

Tras el acuerdo alcanzado sobre las pensiones, el aumento a los 67 años de la edad legal de jubilación ha quedado matizado, excluyendo de ese requisito a quienes acrediten 38,5 años cotizados a los 65 años de edad. Efectivamente, para esos "trabajadores de toda la vida" (un 71% de los hombres y un 23% de las mujeres que se jubilan actualmente), la rebaja de las pensiones podría no ser sustancial en el supuesto (nada probable) de que la estabilidad en el empleo de ese grupo se mantuviera en el futuro. Pero lo que es seguro es que la reforma será desastrosa para las personas con lagunas de cotización importantes, concretamente mujeres en su mayoría.
Hay que reconocer, sin embargo, que el objetivo de la reforma es "incentivar el trabajo regular y luchar contra la economía sumergida" es difícilmente rebatible. Además, teniendo en cuenta que queda poco margen para aumentar la tasa de actividad de los hombres y de las mujeres no casadas, parecería lógico actuar sobre el gran potencial de empleo regular que constituyen las mujeres casadas. Incentivar la contribución ininterrumpida durante toda la vida, también de todas las mujeres, sería beneficioso para ellas, para la sostenibilidad del sistema de pensiones y para la sociedad en su conjunto.
Así que la mayor penalización de las lagunas de cotización que establece la reforma sería razonable si, a la vez, se eliminasen las causas de esas lagunas que luego se penalizan. Desgraciadamente, ese no es el enfoque. Por un lado, no se crean servicios públicos; ni se equiparan los permisos de paternidad con los de maternidad; ni se rebaja la jornada laboral a tiempo completo. Por otro, el último informe de la Comisión del Pacto de Toledo propone que se estudien medidas para que las amas de casa puedan cotizar para la pensión de jubilación. Pero no cabe duda de que estas medidas incentivarían la permanencia de muchas mujeres en el hogar y/o en la economía sumergida, lo que va en contra del objetivo declarado del Pacto de Toledo. Además ¿quién podría permitirse cotizar por un ama de casa igual que si tuviera empleo? ¿Y qué sistema podría asegurar a las personas sin empleo regular las mismas pensiones que a las que lo tienen? Todo hace suponer que las pensiones de las amas de casa serían menores, lo que es injusto.
¿No sería más sencillo que todas las personas tuvieran sus empleos y sus pensiones por derecho propio, y que se repartiera equitativamente el trabajo doméstico y de cuidados? Quizá digan que eso no es posible porque las mujeres eligen ser amas de casa, pero nadie se cree ya que las jóvenes optan masivamente por esa vocación. El problema es que, cuando se deciden a tener hijos, se encuentran sin servicios públicos de educación infantil accesibles, con maridos que no comparten, con empresarios que las penalizan y, además, con importantes incentivos económicos a las familias para que ellas abandonen definitivamente sus empleos.
Ahí está la desgravación por tributación conjunta de los matrimonios en el IRPF, una ayudita si ella se queda en casa (o en la economía sumergida) que se une a los permisos de maternidad cada vez más largos (y mucho más largos que los de paternidad), a los cuales suceden excedencias con reconocimiento de cotizaciones (aunque, nótese: ¡solamente durante un periodo y nunca para el desempleo!).
Ayuditas y promesas: el régimen matrimonial de gananciales ya les promete que todo será de los dos al 50%. Además, ella no debe preocuparse, porque con las cotizaciones de él tendrán una pensión de jubilación y, si pasara lo peor, ella quedaría con la de viudedad.
Como parece que todo esto no está siendo suficiente, ahora se les promete una pensión de jubilación (que la Comisión del Pacto de Toledo llama "propia") por sus trabajos de ama de casa. ¡Qué fácil es engañar a una joven madre que de todas formas no tiene otra alternativa! Porque del dicho al hecho va mucho trecho: nadie le advierte que la pensión de viudedad es menor que la de jubilación y se pierde en caso de divorcio; que la liquidación de gananciales suele ser un infierno; que los periodos reconocidos, aunque fueran mucho más generosos que los nueve meses por hijo/a por ahora anunciados, a lo más les dará para llegar a la pensión mínima, porque las bases de cotización serán bajas y porque por ese camino no alcanzará los 37 años necesarios para tener pensión completa ni siquiera a los 67 años.
Reintegrarse a un empleo de calidad a partir de los 40 años después de un periodo largo de ausencia es casi imposible; y hoy en día queda mucho por vivir después de los 40 años, con maridos e hijos/as o sin ellos/as. Las mujeres, además de no haber sido educadas para pensar en ellas mismas, y menos a largo plazo, se ven abocadas a descubrir, en su propia carne, todos estos efectos previsibles. ¡Curiosa inhibición del Sector Público en su tarea informativa/formativa! O mejor dicho, ¡bonita forma de tirar la piedra y esconder la mano!
Si los incentivos "diferenciales" siguen prosperando, es posible que el Gobierno se quite de encima a unas cuantas demandantes de empleo de esas que empañan las estadísticas. Ellas tendrán que conformarse con esos derechos/compensaciones otorgados en función del trabajo doméstico y de cuidados que, como destaca Diane Sainsbury, 1) siempre son inferiores a los adquiridos por la permanencia en el empleo y 2) nunca son suficientes para asegurarse una renta que permita vivir independientemente.
Por otro lado, la sociedad se verá perjudicada, pues la especialización de las mujeres en el trabajo doméstico es ineficiente e insostenible: los países que continúan por esa vía, como Alemania, Japón, España o Italia, registran las menores tasas de fecundidad del mundo.
Entonces, ¿a quién le interesa el mantenimiento de la familia tipo "sustentador masculino/esposa dependiente"? Muy sencillo: a un sistema político-económico en el que, como afirma Vicente Navarro, el poder de clase se alía con el poder de género.
El confinamiento de las mujeres en el hogar proporciona a las empresas hombres totalmente disponibles y, como únicos sustentadores, absolutamente sumisos. ¿Qué más les da si se desperdicia la mitad del capital humano del país? ¿Qué les importa que los servicios públicos sean una inversión rentable, si no se apunta a su cuenta de resultados empresariales? El capitalismo salvaje no entiende de razones sociales. Por ello, hace ya casi un siglo la comunidad internacional se unió en torno a la idea del Estado de bienestar, precisamente para poner coto a este fenómeno depredador que ahora vuelve a campar por sus respetos.
Hay que reconocer también que el sistema tiene su base social, aunque sea por omisión. La inhibición respecto a estos temas parece sugerir que muchos sectores están sucumbiendo ante los cantos de sirena de este poder patriarcal y económico que parece otorgar a los hombres la descarga sobre la parte débil. Algunos se sentirán privilegiados, pero se equivocan, porque ese camino solo conduce a la barbarie. Y al paso que vamos, cuando vengan a por ellos ya no quedará nadie para protestar.

Artículo de María Pazos Morán publicado el 6 de febrero de 2011 en El País.

Escritora.

viernes, 4 de febrero de 2011

Uñas azules y cuerpo de maniquí

La tarde de compras empezó de la manera más festiva. Entraron en unas cuantas tiendas y lo revolvieron todo sin acabar de decidirse. Eran como dos abejas de flor en flor, zzzzzzz, libando el néctar: “Eh, ¿te has fijado qué camisetas de licra tan guapas? ¿Y estos botines? Auténticos, ¿no? ¡Ostras! ¿Y este top tipo ropa interior de Madonna en plena actuación? ¡Uf!, pelín exagerado, ¿no? Les daría un ataque a mis padres… ¿Y no molan estas mallas acampanadas? Cantidad…”.

Todo muy divertido, hasta que cada una optó por lo que más le había atraído, a pesar de que no era fácil decidirse entre tantas cosas que les encantaban. Y Primer Disgusto. La displicente vendedora que las tenía que guiar al probador, revisó las etiquetas del montón de piezas de ropa que Bes llevaba en brazos y mirándole el cuerpo de arriba a abajo, le confirmó:

- Sí, sí. Ésta es tu talla, una 36.

Después cogió lo que había elegido Marta, miró la etiqueta, le miró el cuerpo con pose crítica y le soltó:

- No. Nada de esto te entra. Tú necesitas por lo menos una talla 42 y nosotros no tenemos tallas tan grandes.

¿Tallas tan grandes? ¿Tallas Tan Grandes? Y Marta veía cómo la camiseta naranja, que casi olía a primavera, se quedaba desmadejada sobre el mostrador. Y tras la camiseta, unos pantalones de cuadritos y unas mallas. Y todo, vaya, todo.
- ¡Ah! Esto quizá sí que lo tenemos en tu talla.


Y la vendedora de uñas azules, cuerpo de maniquí y desprecio metálico se perdió entre los estantes para volver con unos vaqueros de la talla 42.

Bes, satisfecha con el botín, hablaba por los codos (el shopping la excitaba) e ignoraba el estado catastrófico de Marta, que se sentía como si la hubiesen examinado y la hubiesen suspendido, cuando, en realidad, ella creía que tenía la materia muy bien preparada. Vaya, que nunca había considerado que una talla 42 fuese un deshonor. Pero la mierdosa metálica le había hecho notar que sí.

Segundo Disgusto: dentro del probador.

Encajonada entre tres paredes de espejo y una cortina que apenas las salvaba de las miradas indiscretas, Bes se iba poniendo y quitando ropa, en pleno delirio. Marta la miraba desde un ángulo de aquel minúsculo cubil. Pues sí que era esmirriada. Metida para dentro, que decían los gemelos. No le parecía gran cosa su cuerpo desnudo…, pero, claro, la ropa le quedaba bien. ¿Bien? Bueno, por lo menos le quedaba como a los cuerpos-yogur de las revistas.
Bes, con un top que le dejaba el ombligo al aire y una faldita insultantemente corta y ceñida, la miró con cara de no entenderla:

- ¿No pones tú los jeans?

Con calma, alargando los movimientos para retrasar el momento, se los fue a probar. Dificultades para pasarlos por las caderas: tan rígidos, tan acartonados, demasiado nuevos. Más dificultades para abrocharse el botón, y eso que casi no respiraba. Y últimas dificultades para subirse la cremallera, que se empeñaba en atascarse en el primer tramo pero que, una vez metida la barriga, se deslizó suavemente hasta arriba.

Estaba agotada por los esfuerzos, con las yemas de los dedos doloridas, pero con la moral alta porque había salvado el honor. Se miró al espejo. No estaba mal.

Bes también la miraba.

- ¿Quieres tú pedir por una talla más?

-¡No!

No. Sólo de pensar en la metálica con su ceja levantada, que señalaba acusadoramente las rebanadas de pan con tomate y los espaguetis y los roscones con cabello de ángel y piñones de los domingos, se le ponían los pelos de punta.
Quizá sí, le dijo Bes, que le iría bien perder algún kilito. Se lo dijo con cordialidad, con ganas de ser útil; eso lo notó Marta.

Empezó a pensar que Bes y la metálica tenían razón.

Marta sintió que se le arrugaba un poco el corazón. Hasta aquel momento no había pensado nunca que estuviese gorda. Quizá un pelín llenita, pero ¿y qué? Se contempló la imagen en el espejo del probador y vio a una chica de 17 años, de labios gruesos, ojos vivos y oscuros, casi negros, tan diferentes de los de los gemelos, pero también bonitos, con una mata de pelo brillante y moreno, con unos pechos redondos y bien puestos, como dos manzanas (aunque con una cierta tendencia al aumento de talla). Y se dio cuenta de que hasta entonces lo único que realmente le había molestado era la maldita piel que se empeñaba en dejarle rastros de granos en su nariz y la barbilla cuando menos le convenía (que era siempre).

Se colocó de espaldas al espejo y torció la cabeza para mirarse por detrás. ¡Uf! ¿Tendría que añadir a la lista de “cosas-que-no-me-gustan-además-de-los-granos” un culo embutido en unos vaqueros que entonces le empezaron a parecer más ajustados de lo que habría considerado unas horas antes? Se puso de perfil y continuó dedicándose una atención crítica. ¿Le sobresalía la barriga más que de costumbre? ¿Estaba hinchada porque le iba a venir la regla o era éste el perímetro normal de su vientre? ¿Y aquellos muslos rotundos y las manos regordetas? Se miraba con una mirada nueva, pero ¿era la suya o era la de la metálica y la de Bes que quería ayudar?

Pensó que era una pena acabar con aquel mal gusto de boca, como si hubiese masticado una almendra amarga, una tarde que había empezado con tan buenos augurios. Sobre todo porque ella había previsto un final mucho más feliz. Por ejemplo, meterse una pizza y una coca-cola en un fast-food que había a la vuelta de aquella tienda.
Estaban en la caja para que Bes pagase el montón de ropa que había comprado.

- ¿Y tú no te quedas con los pantalones?

- No -contestó Marta eligiendo de entre todos los tonos posibles el más neutro para disimular la frustración que le roía el estómago-. No me gustan. Y entonces se acordó de la Vilagut y la fábula de Esopo: la zorra encontró un pámpano del que colgaba un racimo de uvas. Y haciéndosele la boca agua, el animal saltó para llegar hasta la fruta que colgaba de una rama demasiado alta. Agotada por los intentos fallidos, se alejó la zorra diciendo: ¡Total, estaban verdes!
¡Los vaqueros también estaban verdes! (o su culo demasiado maduro, visto desde una óptica nueva y no confesable).

Fragmento de la novela Billete de ida y vuelta publicado el 3 de Febrero de 2011 en el blog de Alimentación y salud de Universia.

Escritora.

Ahmed Zewail: Los hijos de Facebook

La revuelta que ha estallado en todo Egipto es histórica por muchos motivos, y encamina la nación hacia un futuro esperanzador. Lo más inesperado, incluso para los propios egipcios, es que esta intifada la encabecen los jóvenes, los llamados hijos de Facebook, sin ningún plan religioso ni ideológico aparte de un futuro mejor para Egipto y su pueblo.
En estos momentos difíciles, el Ejército se ha granjeado el respeto de las masas por actuar con profesionalidad a la hora de mantener la seguridad y la estabilidad, como guardián del pueblo. Con su voluntad de ser dueños del futuro y, al mismo tiempo, mantener la estabilidad, estas dos fuerzas, los jóvenes y el Ejército, están ofreciéndonos esperanzas de que pueda haber una transición ordenada.
Es evidente que ha llegado la hora de que en Egipto se produzcan cambios fundamentales, no meras alteraciones superficiales. Existen varias razones para la rebelión actual que es preciso analizar para saber qué hacer ahora. El pueblo egipcio ha perdido la paciencia, después de mucho tiempo, con los juegos de poder entre los miembros del entorno del presidente a propósito de la sucesión y el nombramiento de su hijo, Gamal Mubarak, la falta de transparencia entre quienes ocupan los puestos de poder, y las elecciones fraudulentas que hicieron que en el último Parlamento hubiera una mayoría del partido de Mubarak y prácticamente nada de oposición.
Aunque Egipto ha vivido ciertos avances económicos en los últimos años, las masas pobres se han quedado atrás y la clase media ha retrocedido. Solo la pequeña élite que ocupa la cima social se ha beneficiado en abundancia, al aprovechar la combinación de su influencia política y el capital. La corrupción resultante de ese maridaje y el hecho de que los funcionarios estén exigiendo sobornos han acabado por agotar la tolerancia de la gente.
Por último, el sistema educativo, que es crucial para que cualquier hogar egipcio pueda aspirar a progresar, se ha deteriorado y se encuentra en un estado lamentable, muy inferior a la posición que ocupa Egipto en el mundo. El sistema ha fracasado de forma estrepitosa, sobre todo si lo comparo con el que yo viví personalmente cuando era estudiante en Alejandría en los años sesenta. Además, la investigación científica en Egipto, que estaba por delante de la de Corea del Sur, ha retrocedido hasta la cola de las clasificaciones mundiales en los 30 años del régimen.
¿Qué hacemos ahora? Hay cuatro medidas importantes que es necesario tomar para resolver la crisis actual:
La primera, reunir un consejo de sabios (tanto hombres como mujeres) que elaboren una nueva visión nacional y redacten una Constitución nueva basada en la libertad, los derechos humanos y el traspaso ordenado de poder.
Segunda, garantizar la independencia del Poder Judicial.
Tercera, celebrar elecciones limpias y justas a las dos cámaras del Parlamento y a la presidencia, supervisadas por los jueces.
Cuarta, formar un nuevo Gobierno de transición, de unidad nacional, lo antes posible.
Egipto está en plena transición, y es importante que los ciudadanos se den cuenta de que, en los próximos días, la solidaridad será un factor esencial para obtener resultados positivos. El papel del Ejército debe ser el de mantener el orden y proteger a la población de los saqueos y los crímenes en este periodo de transición, sin interferir en la formación del Gobierno de unidad. Los partidos políticos y las organizaciones tradicionales deben dejar al margen por el momento sus intereses y dar prioridad a la construcción de un camino estable hacia el futuro democrático del país.
Para que este plan salga adelante y tenga legitimidad, el presidente debe dimitir ya. Mubarak llegó al poder como un héroe que había luchado con valentía en varias guerras. Ahora tiene ocasión de volver a actuar con heroísmo si abandona el poder de inmediato, para que la transición a un nuevo Egipto pueda ser ordenada y pacífica.

Artículo de Ahmed Zewail publicado el 3 de febrero de 2011 en El País.

jueves, 3 de febrero de 2011

Lydia Vicente y Alicia Moreno: Derechos humanos e independencia judicial

A quienes tenemos vocación por el respeto y defensa de los derechos humanos y aspiramos siempre a que se haga efectivo el derecho a la justicia, en su sentido más amplio, para todas las personas y muy especialmente para aquellas cuya dignidad ha sido ultrajada como consecuencia de atrocidades masivas, nos asombra, desconcierta y preocupa el silencio y la pasividad de los profesionales del Derecho en España ante ciertos acontecimientos de envergadura que se están produciendo en la actualidad en el ámbito judicial.
El sometimiento a juicio del magistrado juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por su actuación jurisdiccional frente a los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo debilita el Estado de derecho al cuestionar, entre otras cuestiones fundamentales, la validez y supremacía del Derecho Internacional por encima de normas internas que se oponen a la vigencia de aquel. En una democracia, como España, que presume de estar a la vanguardia de la protección y garantía de los derechos humanos se castiga, sin embargo, toda interpretación jurídica acorde y respetuosa con el Derecho Internacional. Por esta razón, el caso contra Garzón constituye un rotundo desprecio de lo construido durante décadas de evolución del Derecho Internacional Penal y de los derechos humanos por parte de tribunales internacionales y nacionales y, lo que es más grave, tiene severas y negativas consecuencias para la independencia judicial, la verdadera víctima de este proceso.
Coincidimos con el juez Garzón cuando sostiene que lo que está en juego es la independencia judicial, es decir "interpretar las normas desde la autonomía del juez", donde "no puede haber una interpretación dirigida piramidalmente desde arriba hacia abajo". La Audiencia Nacional y sobre todo el Tribunal Supremo fracasan al ignorar y desdeñar el rol que les compete a los jueces en la construcción y perfeccionamiento del Derecho para transformar realidades injustas. El modelo de juez contemporáneo, como aboga Martín Pallín, tiene que ser "consciente de que el Estado de derecho no es el Estado de las leyes", pues aquel consiste efectivamente en la ley "más los valores y los principios que contiene la Constitución y, además, nos dice claramente que tenemos que interpretarla a través de los derechos humanos". Pues bien, el Alto Tribunal español está preconizando la expresión más retrógrada y abolicionista del Derecho Internacional de los Derechos Humanos en pro de la defensa a ultranza de un derecho interno que a veces no incorpora y/o viola normas esenciales de aquel (relativas al derecho de acceso a la justicia y el derecho de las víctimas a obtener reparación), al tiempo que restringe el rol de los jueces limitado al ejercicio mecánico de la aplicación de las normas internas, al margen del Derecho Internacional y alejándose con ello de la experiencia mundial.
En la experiencia del Derecho comparado, los argumentos jurídicos que ofrece un juez contra las normas nacionales que pretenden blindar mecanismos de impunidad -como lo es la Ley de Amnistía de 1977 y la prescripción de violaciones que constituyen crímenes de Derecho Internacional- manteniendo un vacío de justicia, ni son una "teorización creativa" ni constituyen la base de una actitud prevaricadora. Los tribunales españoles (tampoco el Tribunal Supremo) cuestionaron al juez Garzón cuando hace más de 10 años sostenía lo mismo que ahora, pero entonces frente a los mecanismos de impunidad que bloqueaban las investigaciones de los crímenes de las dictaduras chilena y argentina. ¿Por qué ahora se convierte en prevaricador? ¿Es porque esta vez son las normas españolas las que están en tela de juicio? ¿O es porque el resultado afectaría poderes y privilegios del pasado aún vigentes? Sea cual fuera el móvil, el juez Garzón ha destapado el verdadero estado de la independencia del poder judicial español.
Cuando la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo desdeñan la aplicación del Derecho Internacional están dejando claro que ignoran la función que tienen los jueces en la redefinición y expansión de principios de Derecho nacional e internacional. La interpretación judicial no es una abstracción sin sentido, sino la base misma de la función jurisdiccional. Los jueces que han permitido el avance del Derecho Internacional no son excéntricos creativos o arrogantes insumisos, sino servidores de la justicia que actúan conforme a sus facultades, en tanto que jueces que están insertos en la Comunidad Internacional, y representan no a una clase social ni a un partido, sino a toda la comunidad humana. Solo así pueden promover la rendición de cuentas por crímenes de Derecho Internacional que afectan y agravian a la sociedad en su conjunto. Y si no lo hicieran los tribunales españoles, las víctimas podrán acudir a otros tribunales de otros países, en virtud del principio de jurisdicción universal. Afortunadamente, es el caso de los tribunales de justicia argentinos que se han dirigido a España para que responda si "efectivamente se está investigando la existencia de un plan sistemático, generalizado, deliberado y planificado para aterrorizar españoles", llevado a cabo entre 1936 y 1977.
Lamentablemente, lo que está sucediendo con el juez Garzón constituye un aviso de navegantes para aquellos que, huyendo de la sumisión y el puro formalismo en la aplicación de la ley, usan el Derecho Internacional para dar una respuesta justa a las legítimas pretensiones de los ciudadanos de un Estado democrático y resuelven en Derecho como de ellos esperamos, sin estrechez de miras. Una prueba de ese aviso es la muerte lenta a la que están siendo condenados los casos de jurisdicción universal que se siguen en la Audiencia Nacional, que, poco a poco, se van archivando sin que ningún juez plantee una cuestión de inconstitucionalidad a raíz de la reforma del artículo 23.4 de la LOPJ. Observamos también con preocupación el vergonzoso silencio en el ámbito judicial sobre la actuación de la Fiscalía y la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que exponen los cables de Wikileaks en relación con los procesos judiciales abiertos en los casos Couso, Guantánamo y los vuelos de la CIA. Actuaciones obstaculizadoras que provienen de quienes también postularon y/o avalaron la incompetencia del Juzgado Central de Instrucción número 5 para investigar los crímenes denunciados por los familiares de los desaparecidos. El contenido de los cables arroja sombras inquietantes sobre la independencia del poder judicial y sobre quienes deberían velar por ella y por la justicia. El colectivo jurídico merece transparencia sobre lo que se desprende de esas informaciones. Los ciudadanos merecen una explicación sobre lo que parece una sumisión de lo judicial a lo político con absoluto desprecio por las víctimas.
Sin un poder judicial independiente resulta un sofisma hablar de Estado democrático y de derecho. El silencio al respecto es tan perturbador como el escenario al que asistimos en el seno del Tribunal Supremo, donde se juzgará como sujeto de prevaricación a quien, en su condición de juez independiente, hizo una interpretación jurídica respetuosa y coherente con el Derecho Internacional e intentó ser garante de los derechos de las víctimas.
Las señales apuntan a que las posibilidades de condena del juez Garzón son elevadas. Siendo la controversia de este juicio estrictamente jurídica, el Tribunal Supremo se ha cerrado a todo debate sobre la experiencia y alcance del Derecho Internacional en las materias objeto de discusión, denegando a la defensa aquellas pruebas dirigidas a probar la homologación de las decisiones del juez Garzón por otros juristas que aplican el Derecho Internacional. Los activistas y abogados independientes que creemos en la justicia sin importar qué poder está al frente seguiremos levantando la voz por la dignidad de las víctimas y contra la impunidad; y apoyaremos a aquellos jueces y fiscales que preservan su independencia sin doblegarse ante las dificultades y que no pierdan la fe y la esperanza en su rol vital por una justicia más justa; porque este "modelo de juez" es el que queremos y a esta justicia "insumisa" es a la que aspiramos.

Artículo de Lydia Vicente y Alicia Moreno publicado el 1 de febrero de 2011 en El País.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Josep Ramoneda: El eterno desdén

Desde que los ciudadanos tunecinos desafiaron a su Gobierno en la calle y echaron al autócrata Ben Alí, Europa contempla las revueltas en los países árabes con escepticismo en la ciudadanía y con un sonrojante silencio institucional. Es cierto que la ciudadanía europea ha crecido en indiferencia, ante la impotencia de sus Gobiernos para defender a las personas frente a la insolencia de los mercados, y que la izquierda vive en plena desbandada ideológica. Pero no deja de ser sospechoso que las revueltas de Túnez o de Egipto no merezcan las muestras de solidaridad y apoyo que con tanta facilidad surgen, por ejemplo, en cada exceso israelí contra los palestinos. Y sin embargo, es el momento más esperanzador que hemos vivido, desde el punto de vista de la expansión de la democracia y de las libertades, desde el hundimiento de los regímenes de tipo soviético. La democracia puede llegar al mundo árabe y no a punta de pistola como en las crueles fantasías de Bush y Blair.
Ni la Unión Europea ni ninguno de los grandes países europeos ha hecho nada para ayudar a los ciudadanos que protestan en la calle. Cuando empezó la revuelta, se esforzaron en no molestar al sátrapa de turno (Ben Alí, en este caso) y solo cuando el pueblo ya lo había echado se desentendieron de él. Ahora nadie se atreve a pronunciar una mala palabra contra Mubarak. Lo máximo que se le exige es que no tire contra la población (de momento, ya hay 100 muertos). Tampoco se tiene noticia de que la alianza de civilizaciones del presidente Zapatero haya tomado iniciativa alguna a favor de los manifestantes. Barak Obama sí está moviendo la diplomacia americana. Tiene la oportunidad de pasar a la historia como el presidente durante cuyo mandato se inició la democratización de los países árabes. Esperemos que no se imponga, una vez más, la nefasta versión del realismo político que ha servido para sostener, como presunto mal menor, a tantos regímenes insoportables.
Los silencios de Europa vienen dados por los tres tópicos sobre los que se construye nuestra relación con el mundo árabe, reforzados por el despliegue ideológico con que los neoconservadores han acompañado la guerra contra el terrorismo.
Los países árabes no están preparados para la democracia. Es un tópico que me resulta especialmente irritante porque es el mismo argumento que los franquistas y sus intelectuales orgánicos repetían respecto a España. Afortunadamente, los hechos les dejaron en ridículo. Esta idea está fundada en una magnificación del peso de la religión musulmana en los países árabes. Y en una tendencia a colocar realidades completamente distintas bajo un mismo cliché. No plantea los mismos interrogantes un país con tradición laica y cierto nivel educativo como Túnez que un Estado fuerte pero corrupto, con gran importancia estratégica y con mucha miseria en la población como Egipto. Pero en ambos hay miles de ciudadanos que se la juegan en la calle para ganar cuotas de libertad que merecerían nuestra complicidad.
El tópico de la falta de preparación de los árabes sintoniza con otro tópico: es imprescindible sostener a unos Gobiernos que, aunque sean autoritarios y corruptos, controlan y mantienen a distancia de Europa a los islamistas radicales. Es decir, los ciudadanos de Túnez han de pagar con sus libertades la protección de la frontera sur de Europa. Forma parte de la ideología del miedo con la que se ha estado machacando a la población europea para justificar la guerra de Irak y otros excesos de la lucha antiterrorista.
Y se funda, a su vez, en otro tópico: la doctrina de las civilizaciones, que pretende presentar como incompatibles la llamada civilización occidental y la llamada civilización musulmana, como si el mundo musulmán no tuviera muchas de sus raíces en Occidente. Esta doctrina de las civilizaciones tiene la versión choque y la versión alianza. La primera es más agresiva, pero la segunda es igual de absurda cuando la alianza no se establece con la gente que pide libertad en la calle sino con los líderes autoritarios y los predicadores que la someten.
Evidentemente, el éxito de los procesos recién iniciados no está garantizado. Todavía puede ocurrir lo peor. Acertar en los ritmos y en los tiempos es muy importante. La experiencia de los países del Este -con episodios trágicos como la limpieza étnica en los Balcanes o el neoautoritarismo mafioso en Rusia- está ahí para recordárnoslo. Pero el desdén que desde Europa se transmite hacia los ciudadanos árabes recuerda el eterno desprecio con que el cristianismo ha tratado al islam como religión paria.

Artículo de Josep Ramoneda publicado en El País el 1 de febrero de 2011.

Escritora.

martes, 1 de febrero de 2011

Nova recomanació de lectura

A l'espai "Jo, lectora" d'aquest blog trobareu una nova recomanació de lectura: Jo també sóc catalana, de Najat EL HACHMI (Editorial Columna).

Escriptora.