sábado, 18 de junio de 2011

El País: Debate sobre política.


Violencia en el Parlamento.

No puede aceptarse que un movimiento ciudadano —por legítimo y admisible que sea, como lo es el de los "indignados"— bloquee la entrada al Parlamento. A las generaciones que crecimos durante la dictadura y soñamos con la democracia, nos resulta indefendible que las protestas puedan realizarse para impedir un acto democrático. Dicho esto, me gustaría dejar claro que sólo unas cuantas de esas personas que decían pertenecer al movimiento 15-M actuaron con violencia. Habría que preguntarse a quienes representaban. ¿Al movimiento de "indignados"? ¿O eran sólo personas acostumbradas a crear malestar en cualquier actuación ciudadana? No podemos dejar que unos cuantos agitadores deslegitimen ese movimiento. Pienso que la clase política catalana, hasta ahora —si exceptuamos la carga policial del viernes 27 de mayo bajo las órdenes del consejero de interior Felip Puig— ha tenido un comportamiento ejemplar. Ayer, en el Parlamento quienes nos representan estaban en su derecho de condenar la acción de bloqueo y la violencia.



Escritora.

No hay comentarios: