viernes, 17 de junio de 2011

Reinventarse.

Vale la pena que esta opinón sea leída por los y las socialistas que aspiran al cambio. Abstenerse quienes ven cualquier crítica -aunque sea hecha desde quien comparte unas mismas ideas y no desde los contrincantes- como un ataque injusto. Lástima que a Javier Valenzuela no se le haya ocurrido otro argumento: que las mujeres estamos hartas de que nunca haya una candidata.

Escriptora.

No hay comentarios: