lunes, 14 de marzo de 2011

Maricel Chavarria: Ellas se las componen

Es una profesión en manos de hombres. Sería absurdo negarlo: la mayoría de las compositoras siguen sin estar hoy visibilizadas. ¿Cuántas personas entre los asistentes a conciertos de clásica sabrían decir el nombre de tres mujeres de la actual escena de la música llamada culta? Fíjense, si no, en la programación de la Orquesta y Coros de la Comunidad de Madrid, dedicada a la creación contemporánea: con la ley de Igualdad en pleno vigor, hace un par de temporadas programó 26 compositores: 26 eran hombres. Y no fue hasta 2010 que el premio Nacional de Música se otorgó en la modalidad de composición a una mujer: Elena Mendoza. ¿Cuestión de calidad? ¿No hay mujeres merecedoras de un premio? Parece que el problema se halla más bien en una inercia histórica.

“La condición de mujer dificulta, complica, distorsiona... no nuestro trabajo en sí, sino su percepción”, argumenta la escritora Laura Freixas, de Clásicas y Modernas, una asociación para el reconocimiento de la creación cultural y artística de las mujeres. “Es comparable a lo que sucede con los premios nacionales de literatura, que en teoría se dan a obras en cualquier idioma, pero sin duda los críticos de Madrid no disponen del background que si tienen críticos catalanes o vascos para apreciar una obra en el contexto de su realidad social y tradición. Con las mujeres pasa lo mismo, por eso es vital luchar por una cultura en la que las experiencias y puntos de vista de las mujeres estén representados”.

Y si como en cualquier otro campo, las bases para la igualdad se establecen en la escuela, es cierto que, como intérpretes, nuestras jóvenes ya no tienen quien les tosa –las pianistas Judith Jauregui y Katia Michel, o la violinista Katia Novell–, pero cuando hay que crear, las chicas siguen siendo las menos en las aulas. La falta de referentes sigue siendo un problema, aunque menos grave que 40 años atrás.

“Cuando comencé a componer en 1971 pensaba que yo era la única mujer de este país, porque no me habían enseñando ningún nombre de mujer, ninguno. Hoy el cambio es brutal”, Habla la compositora y arquitecta Anna Bofill Levi, especializada en el conocimiento y difusión de esos más de 6.000 nombres de mujer en la historia de la música. “En mis tiempos se consideraba que la mujer no era creativa y además era absurdo que se dedicase a algo que no daba para vivir, tenía que ser una actividad añadida. Yo empecé cuando ya estaba fuera de la casa paterna y lo combiné con el trabajo doméstico... era mi tercera actividad y eso me convertía en un bicho raro. Las nacidas en los setenta y los ochenta ya no piensan en qué les van a decir por atreverse a componer: Sonia Megías (Albacete, 1982), Iluminada Pérez Frutos (Girona, 1972) e incluso antes Zulema de la Cruz (Madrid, 1958)... lo cual da mucha alegría, aunque cada una de ellas ha catado la misoginia que hay en el mundo de los compositores”.

Tropezar con un profesor o guía que las empujase a componer era una auténtica panacea. Josep Soler, sin ir más lejos, proporcionó ese tobogán a gente como Anna Cazurra, la ya fallecida Maria Teresa Pelegrí –quien retomó la escritura con los hijos ya criados... “lo de menos es publicar”, decía– o Alicia Coduras.

Bofill, miembro de la junta de la Associació Catalana de Compositors, recuerda que todavía son sólo 16 o 17 mujeres entre 130 asociados. “Se han acabado las discriminaciones. Bueno, los jurados de premios deberían tener nombres de mujeres, pues si no se respeta el anonimato tienden a defenderse entre entre ellos. Pero ahora es cuestión de ella: las mujeres han tenido miedo de meterse en esta profesión, un labor intelectual y artística muy dura”. El contacto con el mundo académico, recuerda, era duro para todos “en este país muy limitado, regido por personas con ideas inamovibles y que arrastraban un conservadurismo impresionante. Pasaron muchos años hasta que irrumpieron las músicas electroacústicas, hasta que no se creó la Esmuc y mejoró el Conservatori. Ahora ya es cuestión de que ellas se lancen y lo compaginen con otra tarea remunerada”.

Esta combinación se le ha dado bien a la soprano y compositora Pilar Jurado, una de las figuras más singulares de la música clásica y contemporánea en Europa, cuyo estreno de Página en blanco, su primera ópera, compuesta por encargo del Teatro Real, saltó a la prensa internacional por ser, a su vez, la primera de una mujer que estrenaba el coliseo de Madrid desde su reinauguración en 1997. Añádase a este dato que en el Liceu de Barcelona sólo se ha estrenado una ópera escrita por una mujer: Vinatea, de la valenciana Matilde Salvador, en 1974.

“Al margen de que pueda haber personas más chapadas a la antigua, hay una cuestión de porcentaje: somos menos mujeres que hombres en la composición culta, pero la buena noticia es que poco a poco se va ganando territorio y chirría que hasta 2011 una mujer no haya estrenado una ópera en el Real. Claro que sólo se han estrenado siete óperas desde que se reinauguró y somos pocos los que hemos recibido el encargo”. De todos los estrenos en el Real, el suyo ha sido el más exitoso, “y eso es un reto que supera el hecho de sea mujer”. “Nunca he querido tener esta sensación de que por ser mujer me iban a poner trabas. Seguramente ha ocurrido pero no he querido verlo y he tenido una actitud muy positiva, Y si he sabido a priori que se me prejuzgaba por ser mujer lo he interpretado como una pequeña mezquindad del otro y no como algo que me afectaba a mí. Cuando crees en ti misma y en la creación, eso es mucho más fuerte que todo lo demás”, concluye.

Reportaje de Maricel Chavarría publicado el 8 de marzo de 2011 en La Vanguardia.

No hay comentarios: