martes, 20 de mayo de 2008

Adicta al chocolate

(En català)


Mi perfil no lo cuenta pero soy, sobre todo, adicta al chocolate. El negro, con un 75% de cacao. Dejarlo fundir entre la lengua y el paladar me lleva a tocar el cielo con la punta de los dedos.
Acabo de leer en el periódico que el chocolate es bueno para mejorar el ánimo, potenciar el buen humor y la sensación de bienestar, para reducir la presión arterial, para mejorar el metabolismo de la glucosa y la resistencia a la insulina... Vamos, que es perfecto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu descripción sensitiva es muy sugerente. Ahora ya me convence más el sabor del chocolate...

La lectora corrent dijo...

Jo també en seria una addicta incondicional, si no fos que el meu estómac delicat no tolera més que miquetes de xocolata. De tota manera, gairebé sempre en tinc una taula disponible; ben negra, i si pot ser, ben fina, perquè amb la mateixa superfície en menjo molta menys. La deixo fondre a poc a poc dins la boca per allargassar el sabor amargant i el punt molt lleuger de dolçor. La xocolata i el te són la meva versió dels espinacs de Popeye.

Anónimo dijo...

También adicta al chocolate 75% cacao y a la Lienas en muchas de sus visiones de la vida y del mundo que nos ha tocado vivir: 1) por coetánea suya(*), 2) por educación, formación y, sobre todo, 3) por ese fuído blanquimalva (yo lo veo así) y deshilachado como algodón de feria que nos une desde hace más de 20 años y que nos lleva a planificar animaladas tan variopintas como la eternidad (no sea que nos pille desprevenidas) y que creo que no necesita ser atrapado en ninguna palabra más al uso que haría, además, redundante su anterior descripción. Por todo ello, digo (sí, ya sé, con demasiadas subordinadas y poca puntuación, pero es que ahora no escribo, sólo pienso en voz alta), quiero felicitarte, Lienas, por el incipiente blog, que estoy convencida de que servirá a los propósitos que te han llevado a iniciar la bitácora.

Pero... también quiero hacer un comentario -"pejiguero", si quieres- pero por darle un poco de colorido y no dejar un mensaje edulcorado exclusivamente, que es algo que odio más que una mani de obispos.

Allá va:
No me gusta el "argumento de autoridad" que se desprende de la frase "Acabo de leer en el periódico que el chocolate es..".

El "disgusto" (que ya digo, es más pejiguería que otra cosa, proviene del hecho de que da la sensación de que esa verdad científicamente constatada tiene mucho peso porque existe la posibilidad de acceso de un periodísta (?)a la difusión de palabras escritas y no al hecho de que hay estudios serios que la avalan.

Entiéndeme, no arremeto contra el periodista en concreto, ni contra ti por usar frases cuyo único respaldo visible es su texto, pero me ha quedado un olorcillo extraño (con el chocolate sólo admito el olor de un buen café negro, corto y espumoso y una jarrita de agua fresca al estilo de las estampas de cafés de poetas del siglo pasado)a "lo que sale en la tele o por escrito en un medio de difusión (**) es una verdad incuestionable". So sé si me explico. Sé que no es tu intención (eso lo sé con los sentidos embotados, desconectados incluso), pero me ha venido esa nota discordante por el lado de entrada a mi "gremmling pugnetero" y... ha salido por aquí. Ya ves; sin tecnología tendría que esperar el momento propicio para comentarlo u olvidarlo (lo que antes llegara, que yo sé cuál es el camino más corto en este caso), pero tu blog me ha dado la ocasión de descargar el buffer de forma inmediata. ¡Bendita sea la RED! (si no se tienen problemas de incontinencia, ¡claro!). Intertesante tema para charlar, por cierto.
Acabo, que me estoy poniendo verborréica y no es plan, que esto es un cajetín de comentarios, no de disertaciones de Perogrullo.

Gemma, lo dicho: felicidades y un beso grande.

Por cierto, ¿ha salido la novela en castellano? Me resultaría más cómodo de leer y me apetece hacerlo.

Notas:

(*)aunque me gusta chincharle un poco,de tanto en tanto, y en la intimidad de las sobremesas largas con amigos y entre bromas, con que tengo algún lustro menos que ella)

(**) empieza a extenderse el fenómeno a Internet de forma preocupante, diría. TODO lo que en cuentras en Internet vía Google (o similar) o saltando de blog en blog, sin ningún criterio, empieza a parecer como verdad incuestionable ("Que lo he leído en Internet, macho"). Otro tema interesante, también.

(Firmo Anónimo, pero no creo que sea un problema, ¿no?)

Me ha hecho ilusión que este primer contacto bloguero fuera con esa deliciosa fotografía chocolatera de fondo

Gemma Lienas, escriptora i feminista dijo...

Anónima, pejiguera y adicta al chocolate, lo de "leo en el periódico..." no implica conceder autoridad a lo publicado en los medios de comunicación, sino que es una fórmula que utilizo muy a menudo para empezar mis artículos, por ejemplo, los que escribo para El Periódico. Y eso me lleva a pensar que voy a abrir una sección en la que se puedan leer todos.